Injerto de cabello en Puebla de Zaragoza

Qué es el injerto de cabello en Puebla de Zaragoza

Entre tantas cirugías estéticas, el injerto de cabello en Puebla de Zaragoza se distingue como aquel procedimiento destinado a tratar la pérdida de cabello. Supone la extracción de los folículos capilares de una zona sana que seguirá en crecimiento constante, a las zonas necesitadas que presenten calvicie o falta de densidad. Los trasplantes de cabellos suponen una manera casi indolora y efectiva para tratar la calvicie, y puesto que además es un procedimiento ambulatorio, no requiere hospitalización y es fácil para el paciente regresar a su día a día.

El injerto de cabello es la cirugía ideal para aquellas personas que sufran de pérdida de pelo o que este no posea la densidad deseada, lo que usualmente se presenta en la cabeza, pero también puede necesitarse en muchas otras partes del cuerpo, pudiendo realizarse así en la barba, las pestañas, cejas y en el cuerpo. Dicha caída del cabello puede ser causada por alguna cicatriz hecha con anterioridad, o por la conocida alopecia. La alopecia puede venir por diferentes tipos, siendo algunos elegibles para un trasplante de cabello. Entre estos tipos tenemos aquellos dependiendo de la causa, como:

  1. Alopecia androgenética: El principal tipo de alopecia que ataca mayormente a los hombres, suele ser también casi todos los casos existentes en hombres menores de 21 años. Como ya hemos mencionado, se da gracias a la herencia genética de una persona, compartiendo así la aflicción con varios otros familiares masculinos. Esta se presenta como un declive general en la densidad capilar, por lo que se debe notar en el estado del cabello, si este está más fino y lacio. Si, Aunque no aparecen parches de calvicie, si hay una forma de “M” o “herradura” que se puede ver en las entradas del cabello. Si bien no es tan común, las mujeres también pueden presentar alopecia androgenética, aunque sólo se ve poca densidad.
  2. Alopecia areata: Común en personas jóvenes de alrededor de 20 años, es el tipo de alopecia donde el cuero cabelludo se inflama y provoca parches a lo largo de este. Es una clase de calvicie usualmente generada por el estrés, y no es hereditaria.

Además de estas, nombramos otros tipos de alopecia como:

  1. Alopecia difusa: La característica principal de la alopecia difusa o efluvio telogénico es el empobrecimiento del cabello y su salud, por lo que se puede notar que este no posee tanta fuerza y se torna quebradizo y fino. Tampoco presenta parches en el cuero cabelludo, solo atacando la densidad de este, e impidiendo que el pelo crezca de nuevo una vez haya caído. No tiene edad específica o con más probabilidades en su aparición, usualmente viéndose en personas que deben realizarse tratamientos como quimioterapia y personas cuya alimentación no promueva el consumo de vitaminas y proteínas.
  2. Alopecia cicatricial: Es un tipo de alopecia que puede llegar a ser dolorosa y de peor aspecto, puesto que es aquella donde el cuero cabelludo es reemplazado completamente por tejido cicatricial, haciendo imposible que los nuevos cabellos surjan a través de los folículos capilares. La alopecia cicatricial se distingue por el enrojecimiento del cuero cabelludo, descamación, y una inflamación intensa.
  3. Alopecia fibrosante: Presentado en mujeres atravesando la menopausia, es una calvicie tardía que puede tardar años en ser notable, donde el cabello va perdiendo densidad, también a causa de hormonas masculinas presentes en el organismo.
  4. Tricotilomania: A diferencia de los tipos mencionados anteriormente, la tricotilomania es un trastorno nervioso donde la persona es aquella que causa los parches de calvicie, pues esta alivia el estrés al tomar mechones directamente del cuero cabelludo.
  5. Alopecia por tracción: La calvicie también puede generarse al aplicar tensión al cabello por un tiempo largo, como puede verse al usar peinados tensos que extiendan el pelo y no lo dejen caer naturalmente.

Los tipos de alopecia también pueden determinarse a partir de qué áreas afecta, como ejemplo tenemos la alopecia totalis, la cual sólo afecta la cabeza y es usualmente la más conocida; la alopecia universalis, donde se pierde cabello en todo el cuerpo por igual y no sólo en una parte específica; y la alopecia barbae se presenta como parches de calvicie o falta de vello en la barba.

En México, la mitad de los hombres menores de 30 años poseen alopecia, esta cifra aumentando a 8 de cada 10 hombres en edades avanzadas, y en general el 40% de las mujeres. Las causas que pueden resultar en los tipos de alopecia nombradas anteriormente, además de los problemas hormonales, el estrés, o enfermedades, también podemos nombrar el exceso de grasa en los folículos capilares, lo que facilita la caída del cabello; también se encuentra la mala alimentación, ya que para que el cabello se encuentre sano y fuerte es necesario que la persona consuma las vitaminas y proteínas adecuadas, y sin estas, este de convertiría en pelo quebradizo y débil.

La alopecia también puede surgir por el uso excesivo de gorras y otros accesorios, por los peinados ya nombrados, o el uso de tintes u otros productos dañinos para el cabello. En el estilizado del cabello se pueden encontrar más actividades que puedan comprometer la salud de este, así como la administración de calor excesivo durante el uso de secadoras de cabello, por lo que puede afectar la salud del pelo a la larga.

Si se debe prevenir o se espera detener los efectos de la calvicie debido a estas razones, la persona debería enfocarse en consumir los alimentos correctos, con suficientes proteínas, y vitaminas como la B3 y B12; reducir el estrés lo más posible sea buscando ayuda o realizando actividades o técnicas calmantes; y manteniendo el cuidado adecuado del cabello usando sólo productos que sean beneficiosos para la salud de este.

Sin embargo, la alopecia no siempre puede prevenirse o detenerse por completo, en especial si surge por razones fuera del control de la persona, sea genética, enfermedades o tratamientos de estas como la quimioterapia o la radioterapia. Al surgir esta, se cuentan con opciones como cremas o lociones que estimulen el crecimiento, y si esta no funciona, la técnica más confiable para presentar los resultados deseados: el injerto de cabello en Puebla de Zaragoza.

Cuáles son las técnicas utilizadas en un injerto de cabello en Puebla de Zaragoza

La cirugía de injerto capilar puede durar de entre 6 a 10 horas dependiendo del grado de alopecia así como el tipo de operación que se vaya a realizar, por lo que se puede considerar como una intervención relativamente extensiva. Para los tipos de alopecia aplicables para este tratamiento, existen dos técnicas posibles para el trasplante capilar en Puebla de Zaragoza:

  1. Técnica FUT: Es posiblemente l más realizada de las dos ya que funciona pAra muchos de los casos de alopecia vistos, y el resultado es natural y satisfactorio para la mayoría de estos. Lleva el nombre de “técnica de la tira” pues la zona donante se utiliza para extraer una tira que contenga los folículos capilares sanos que estimulen el crecimiento en la zona afectada. El primer paso es crear una incisión en el área, extraer una tira de 1 centímetro de ancho y alrededor de 20 centímetros de largo, retirarla y suturar la herida. Otro beneficio del trasplante capilar es que la cicatriz que genera es prácticamente invisible. Una vez suturada la incisión, la tira se separa en unidades foliculares, o sea, se reparten cada dos o tres cabellos en partes más pequeñas, y se van insertando en las partes calvas del cuero cabelludo, de manera estratégica que se adapte a las necesidades del paciente en cuanto a dirección y cantidad.
  2. Técnica FUE: Esta técnica utiliza micropunch para realizar incisiones de menor tamaño a diferencia de la técnica anterior. FUE se define como Follicular Unit Extraction o Extracción de Unidades Foliculares, ya que estas se remueven individualmente desde el primer momento, en vez de separarse luego. Primeramente, se rasura la cabeza del paciente, algo que no se ve en la técnica FUT, y se procede a realizar la serie de incisiones de alrededor de 0,8 milímetros, para insertarlas asimismo en las zonas de calvicie.
  3. Técnica DHI: Finalmente, existe la técnica de Direct Hair Implantation o Implantación Directa de Cabello, donde también se extraen los folículos uno por uno, esta vez mediante el uso de una herramienta conocida como Implanter, con la cual se realizan estas pequeñas incisiones. Esta técnica se considera más avanzada debido a que posee más control en cuando a la dirección, ángulo y profundidad de los injertos una vez colocados en la zona receptora. Además, las unidades foliculares duran menos tiempo fuera del cuero cabelludo, lo que ayuda a que este mantenga más fuerza que aquellos que pasan una mayor cantidad de tiempo, y no es necesario rasurar la zona antes de extraerlos e implantarlos.

Cada técnica posee sus beneficios y contradicciones a la hora de seleccionarse, por lo que el cirujano presentará la mejor opción al paciente para que pueda obtener el mejor resultado dependiendo de sus necesidades específicas. Al terminar una operación de injerto capilar, se colocarán vendajes en el área intervenida y debido a que es un procedimiento ambulatorio, el paciente podrá volver a su casa el mismo día.

Quién puede someterse a un injerto de cabello en Puebla de Zaragoza

Ya establecido que la alopecia afecta a una gran parte de la población, tanto hombres como mujeres, se deben establecer ciertos requerimientos los cuales posibles pacientes deben cumplir, siendo así un perfil ideal para que la persona sea apta para participar en un injerto de cabello en Puebla de Zaragoza. Por esto, el paciente debe tener en cuenta los siguientes puntos:

  1. El posible paciente debe poseer alopecia o cierto nivel de pérdida de cabello, de manera que existan áreas que necesiten ser tratadas.
  2. Dichas áreas a tratar deben poder ser exclusivamente resueltas con trasplante de cabello, o ser la opción más adecuada que se tenga, puesto que se deben haber descartado otras opciones como atacar la causa que genere dicha calvicie. Si la raíz de la aflicción no se elimina, puede que la pérdida de cabello continúe incluso después del trasplante. Esto significa disminuir el estrés, mejorar la alimentación, o incluso probar con cremas o lociones.
  3. Es beneficioso si el paciente posee una edad adecuada dentro del rango ideal, el cual yace entre los 25 y 45 años de edad, ya que personas más jóvenes pueden no tener una calvicie lo suficientemente definida o pronunciada, de manera que el trasplante no culmine con la caída del cabello y esta continúe cayendo incluso luego de la intervención; y para aquellos mayores puede no ser suficiente para recuperar completamente la densidad o apariencia que podría tener una persona más joven.
  4. La persona no debe sufrir ninguna patología o enfermedad como problemas cardíacos o diabetes, ya que esto puede poner a la persona en riesgo durante el procedimiento, causando conflictos con la anestesia administrada, o el sangrado que puede producirse con la técnica utilizada, inclusive si en el trasplante de cabello no produce heridas o cicatrices de gran escala. Asimismo, puede afectar la recuperación de la cirugía.

Por todas estas razones, el perfil ideal de una persona apta para un injerto de cabello, son hombres mayores de 25 años los cuales posean un tipo de alopecia o calvicies cuyos orígenes sean o hereditarios o aquellos que no puedan ser tratados de otra manera diferente, además de tener una salud óptima sin problemas del corazón y no ser fumadores. De esta manera, la persona será confirmada para realizarse el trasplante de cabello y podrá pasar a ser paciente en comienzo de la etapa preoperatoria.

Antes de un injerto de cabello en Puebla de Zaragoza

Una vez reunido el paciente con el cirujano para empezar los preparativos del injerto de cabello, el paciente se encontrará en el preoperatorio de la cirugía, etapa importante para que el paciente conserve un estado óptimo para garantizar una operación exitosa, lo cual sucede en cualquier tipo de procedimiento quirúrgico. En este procedimiento no solo participa el cirujano, sino los tricólogos los cuales son expertos en el cuero cabelludo, dermatólogos para examinar la piel del paciente, y anestesiólogos para administrar la anestesia local utilizada antes de la incisión o incisiones. En el caso del trasplante de cabello, todo el preoperatorio suele durar dos semanas y suele presentarse así:

  1. Se realizarán una serie de exámenes para comprobar la salud del paciente y su cuero cabelludo. Entre estos podemos encontrar la tricoscopia, parte esencial para el diagnóstico de la alopecia, supone el análisis de cabello bajo un dispositivo que permita obtener la información necesaria en cuanto al estado del cuero cabelludo. Para este no se necesita ninguna preparación previa, y se realiza ya sea “en seco”, apoyando el dispositivo directamente sobre el cabello, o utilizando un gel o líquido especial para ayudar al análisis. Otra manera de analizar el pelo de un posible paciente es con un tricograma, donde, esta vez, será necesario tomar una muestra, a diferencia de la tricoscopia donde no se retira ningún mechón de pelo. Con este mechón, el especialista se coloca bajo un microscopio, prestando atención a la forma e integridad de este. Algunas veces solo es necesario cortar los pelos, mientras que, en otras, donde también debe observarse la raíz, deberá removerse el mechón cuidadosamente. Además de estos, el cirujano también puede solicitar un análisis de sangre para controlar los niveles de glucosa, sodio, potasio, pruebas de hepatitis, SIDA, y en general el sangrado que se puede producir durante la cirugía; y la historia clínica del paciente, ya que sus antecedentes familiares
  2. El paciente deberá suspender fármacos que esté consumiendo como tratamiento, principalmente el Minoxidil, y otros como anticoagulantes, antiinflamatorios o suplementos vitamínicos, ya que todos estos pueden afectar la circulación de la sangre, diluirla o impedir el paso de los nutrientes al cuero cabelludo, pudiendo provocar así sangrado excesivo durante la operación. Asimismo, deberá dejar de consumir bebidas alcohólicas o hábitos de fumar al menos un día antes de la intervención. También es recomendable que no corte su cabello de ninguna manera antes de llegar el día de la operación.
  3. El día de la operación, los últimos pasos del preoperativo suponen el uso de la sangre extraída del paciente, pasada por un proceso de centrifugado para separar el plasma rico en plaquetas, e inyectar esta en el cuero cabelludo, lo que permitirá a los cabellos nuevos adaptarse debidamente a su posición. A continuación, el cirujano marcará la forma deseada del pelo en referencia a las entradas especialmente, seleccionar tanto la zona donante como la receptora. Por último, se colocará la anestesia en el área a tratar, siendo esta de tipo local, por lo que el paciente permanecerá despierto durante el procedimiento. En pocas ocasiones se usa una anestesia general, siendo en casos donde el paciente esté nervioso y pueda comprometer el tratamiento.

Después de un injerto de cabello en Puebla de Zaragoza

Una vez culminado el trasplante de cabello, la zona será vendada y el paciente usualmente será dado de alta el mismo día, dando comienzo al post operatorio, donde se deberá observar la evolución del injerto de cabello en Puebla de Zaragoza de manera que sea satisfactoria. Al segundo día el paciente deberá regresar al consultorio para la primera cota de revisión, donde le removerán los vendajes y el pelo será lavado de manera que estimule los folículos capilares y que estos se adapten a la nueva posición que tengan.

Posteriormente, el paciente aún no podrá participar en ejercicios como el cardio o de musculatura, así como no deberá consumir medicinas anticoagulantes o aspirina o cualquier tipo de bebida alcohólica. Se recomienda que mantenga la cabeza elevada y no toque el área intervenida. Antes de alcanzar las dos semanas es importante que no tenga contacto con el sol, y antes del primer mes no está permitido cortarse el pelo.

Cuándo se aprecian los resultados de un injerto de cabello en Puebla de Zaragoza

Los resultados no serán inmediatos, ya que se debe esperar a que el cabello continúe su ciclo de descanso y crecimiento, y esta evolución es relativamente lenta. Como ya mencionamos, se deben esperar unos cuantos meses para que el cabello comience a crecer paulatinamente. Incluso cuando ya esté en esta fase, el pelo nuevo puede ser menos visible y más fino que aquél en otras zonas, como es la donante, y a medida que pasa el tiempo esté se tornará más grueso y adoptará un aspecto natural que vaya con el resto del cabello de la persona. Para alcanzar una apariencia con el que el cliente se sienta satisfecho, se debe esperar entre 11 meses y un año, en el cual podrá verse el resultado final del injerto de cabello en Puebla de Zaragoza.

Riesgos de un injerto de cabello en Puebla de Zaragoza

Las cirugías estéticas usualmente vienen con una serie de riesgos que el paciente deberá afrontar al tomar la decisión de someterse a una de estas. Afortunadamente para aquellos que sufren de alopecia, el injerto de cabello en Puebla de Zaragoza es una operación relativamente segura con la menor incidencia a generar complicaciones durante o después de la operación.

Sin embargo, no está de más hacer notar cuales son dichas complicaciones que pueden surgir, como es la maña cicatrización, donde la cicatriz que es usualmente invisible en el cuero cabelludo se encuentra inflamada y es muy notable en la cabeza, lo cual es el caso en muchos pacientes fumadores; las infecciones siempre son posibles en cirugías que involucren incisiones, por lo que el paciente debe asegurarse de mantener una buena higiene personal de manera que el área no sea susceptible a esta situación.

Otro par de complicaciones de mayor problemática son la pérdida de sensibilidad en la zona donante, ya que pueden ponerse en riesgo los nervios del área, pero esta usualmente se recupera y solo es preocupante si tras un par de semanas aún no presenta sensibilidad; y enemas faciales los cuales son inflamaciones en el rostro a causa de los fluidos añadidos al organismo durante la operación para reemplazar la sangre perdida, siendo este el llamado suero fisiológico, y estos enemas faciales pueden aparecer por un par de días.

En general los riesgos de un injerto de cabello en Puebla de Zaragoza no deberían ser un impedimento para el paciente y son o temporales o fáciles de tratar una vez que aparecen.

Puntos importantes en un injerto de cabello en Puebla de Zaragoza

  1. Las personas que gozarán de los mejores resultados son aquellas con pelo grueso, oscuro y rizado, a diferencia de su contraparte las personas de pelo claro y fino, ya que de por sí en estas la densidad del cabello no suele ser abundante o notarse tanto.
  2. Para poder participar en un trasplante capilar y que esta sea la única cirugía necesaria, el paciente deberá haber terminado el ciclo de caída del pelo, para que esta no continúe luego de la intervención. Por esta razón muchas personas jóvenes deben alcanzar una cierta edad o nivel de calvicie antes de poder solucionar la alopecia.
  3. El paciente deberá abstenerse de tener relaciones sexuales un par de semanas después de culminada la operación.
  4. Como ya se ha mencionado, es importante notar que las personas cuya alopecia está atada al estrés u otros problemas de esa índole, deberán eliminar dichas causas que generen calvicie antes de considerar un injerto capilar en Medellín, ya que no podrá ser solucionada solo por esta cirugía si dichas causas persisten luego de esta.

La intención a largo plazo del injerto de cabello en Puebla de Zaragoza es eliminar totalmente los parches de calvicie o la falta de densidad que produzca la alopecia en las personas, mejorando así su apariencia y aumentando su autoestima.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]