Injerto de cabello en Cabello de León

Qué es el injerto de cabello en León

Creado como una solución ante la pérdida de cabello, se originó el injerto de cabello en León, siendo una operación en la cual los folículos capilares son extraídos de una zona donadora, siendo esta un área de crecimiento constante, y son transportados hacia la zona de calvicie. Uno de los tantos beneficios encontrados en esta cirugía es su falta de riesgos mayores, representando esto una manera sencilla, indolora y efectiva para solventar la alopecia o falta de densidad. Además, siendo esta un procedimiento ambulatorio, no es necesaria una hospitalización, y el paciente puede incorporarse rápidamente a su día a día.

El injerto de cabello está destinado para aquellas personas que hayan sido víctimas de la alopecia, siendo pérdida de pelo en parches y patrones o de una densidad general. Esta no es solo posible en el cuero cabelludo, el cual es la zona donde más se realizan la intervención, sino también en zonas como la barba, las cejas, las pestañas o cualquier otra parte del cuerpo, y puede surgir por cicatrices que tenga la persona, o así muchos tipos de alopecia, los cuales pueden dividirse como los siguientes:

  • Alopecia androgenética: Siendo esta el tipo de alopecia más visto, especialmente en hombres, se genera debido a un factor hereditario, donde la persona es mucho más susceptible a obtener esta aflicción al tener familiares con esta. La alopecia androgenética supone un aumento en la producción de hormonas masculinas, las cuales causan y promueven dicha pérdida de cabello. Se caracteriza por atacar la densidad del cabello en general, sin presentar parches específicos en el cuero cabelludo. Sin embargo, en los hombres puede mostrar una forma de “M” en las entradas. En las mujeres, el cabello suele caerse principalmente en la parte central de la cabeza.
  • Alopecia areata: Conformando otro de los tipos de alopecia más comunes y presentados, la alopecia areata es consecuencia en el mayor de los casos del estrés, no presentando factores hereditarios. Los folículos capilares se ven afectados por el estrés de la persona, cayéndose del cuero cabelludo, y haciendo difícil para este generar nuevo pelo. Sin embargo, el estrés no es la única causa, puesto que enfermedades como el lupus, diabetes tipo 1, de la tiroides y otras enfermedades autoinmunes también pueden tener como consecuencia la alopecia areata.

Además de estas, nombramos otros tipos de alopecia como:

  • Alopecia difusa: Al igual que a la alopecia androgenética, la difusa o efluvio telogénico se distingue por disminuir la densidad del pelo sin ningún tipo de patrón. Se encarga de afectar la salud del cabello, por lo que este no es lo suficientemente fuerte y resistente como debería, siendo en cambio débil y fino, por lo que se quiebra y desprende fácilmente, y no vuelve a crecer.
  • Alopecia cicatricial: Siendo un tipo de alopecia mucho más dolorosa, la alopecia cicatricial supone el reemplazo del cuero cabelludo por tejido cicatricial, presentando inflamación, enrojecimiento, descamación y ardor.
  • Alopecia por tracción: Su mayor diferencia entre los otros es que este se origina por los hábitos de la persona y no por otras causas externas. Al tomar el cabello en estilos y peinados muy tensos que estiren el pelo hacia atrás, y mantenerlo así constantemente, da como resultado que el cabello se desprenda por la tensión y se pierda más pelo del usual.

Además, se debe notar que la alopecia recibe un término dependiendo de qué tipo de área afecta, siendo la alopecia totalis la más conocida pues es enfocada en la cabeza, además de la alopecia universalis donde todo el cuerpo sufre pérdida de cabello, o la alopecia barbae, donde la calvicie o parches se encuentran en la barba de la persona.

La calvicie es una aflicción extremadamente común en la población mexicana. Así, es visto que al menos 5 de cada 10 hombres sufren de esta, si se toma a los jóvenes menores de 30; al aumentar la edad, la cifra pasa a ser 8 de cada 10. Las mujeres, aunque no tan susceptibles a esta condición, no se quedan atrás, ya que el 40% de las mujeres también pueden desarrollar cualquiera de los tipos de alopecia mencionados anteriormente.

Además de las causas hereditarias, el estrés y enfermedades, la alopecia puede surgir por otras, como son:

  • Exceso de grasa en el cabello: El cabello grasoso que no es controlado adecuadamente puede resultar en una aceleración en la caída del cabello. Por eso es recomendado el cepillado constante para poder distribuirla por todo el pelo, hasta las puntas.
  • Mala alimentación: El pelo está constituido por proteínas, y las necesita además de vitaminas para mantenerse sano y resistente. Cuando la persona no consume los nutrientes necesarios, el cabello se torna quebradizo y débil, cayéndose a mayor cantidad.
  • Estilizado inadecuado: En este aspecto podemos nombrar el uso excesivo de gorras y sombreros, el cual también atrapa la grasa del cabello como nombramos anteriormente. También entran los peinados que causan alopecia por tracción, el calor de los secadores y planchas para el cabello, y otros tintes o productos que debiliten el pelo  y afecte la salud de este.

La prevención de la calvicie es un punto importante antes de considerar injerto de cabello en León, por lo que se debe notar la reducción del estrés, tener una dieta correcta con las vitaminas adecuadas como la B3 y B12, y, claro está, peinar el cabello habitualmente, involucrando solamente productos que no sean dañinos para este.

Una vez se hayan adquirido los hábitos correctos en cuanto al mantenimiento del cabello, y aun así se presente alopecia de cualquier tipo, y habiendo descartado el uso de cremas y lociones que promuevan el crecimiento del cabello, es cuando se debe considerar el trasplante de cabello en León, puesto que garantiza resultados en la gran mayoría de los casos tratados.

Cuáles son las técnicas de injerto de cabello en León

Así como existen variados tipos de alopecia, los cuales se distinguen de cada uno en su aparición y características, así mismo existen más de una técnica de injerto de cabello en León. En general, esta operación requiere una intervención mínima y cicatrices menores, intercambiando los folículos capilares que no presentan crecimiento, con aquellos en la zona donante que aún permiten que el cabello crezca con tranquilidad. Las técnicas existentes que se pueden ofrecer son:

  • Técnica FUT: Esta lleva el nombre de técnica de la tira, pues comienza realizándose una incisión en la zona donante, la cual, en la mayoría de los casos suele ser la nuca o parte posterior de la cabeza. A partir de esta incisión, se extrae una tira del cuero cabelludo la cual sostenga las unidades foliculares a utilizar. Una vez retirada, se sutura la herida y el cirujano procederá a dividir cada una de las unidades, estas teniendo uno o dos cabellos. Así, se facilita la inserción en la zona destino, colocándose los cabellos donde sea necesario, resultando en mayor densidad y eliminación de parches, quedando sólo una cicatriz casi invisible y no incómoda.
  • Técnica FUE: FUE significando Extracción de Unidad Folicular en inglés, puede distinguirse de la técnica FUT ya que la separación de unidades no se realiza, puesto que estas se extraen desde el principio una por una, y no como un grupo como pasa en la técnica de la tira. Asimismo, ya extraídas con pequeñas incisiones, se comienza a insertar en la zona destino. Otra característica de la técnica FUE es que el área debe ser rasurado antes de comenzar el procedimiento, pero no deja ninguna cicatriz visible.
  • Técnica DHI: Esta técnica supone, como si nombre indica una Implantación Directa de Cabello. Esto significa que los folículos, así como en la técnica FUE, se extraen uno por uno. Se caracteriza por el uso del Implanter, máquina parecida a un bolígrafo el cual realiza un grupo de incisiones para poder insertar los injertos de cabello. Con esta técnica se garantiza mayor control en la posición de las unidades foliculares, la dirección y ángulo deseado, además de que, como los injertos se insertar rápidamente y no pasan mucho tiempo fuera del cuero cabelludo, podrán mantener más fuerza y resistencia desde el principio. Otra diferencia entre la técnica DHI y la FUE es no es necesario rasurar la zona.

Depende del cirujano y su estudio de la salud y caso específico del paciente para decir cual es la técnica más beneficiosa, seleccionando aquella que suponga un mejor resultado al final de la operación.

Quién puede someterse a un injerto capilar en León

El paciente ideal en los casos de trasplante capilar supone aquellos que hayan sido afectados por las causas de calvicie nombradas y padezcan cualquiera de los tipos de alopecia. Por eso, se recomienda a personas cuyo cabello esté comenzando a caerse o ya esté en un punto de calvicie avanzada, sea en parches o una densidad minimizada. Además, existe una serie de requerimientos para cualquier posible paciente que, aunque algunos no sean reglas, si cumple con este perfil supone un mejor resultado para su situación. Dichos requerimientos son:

  • Edad: El rango de edad ideal cae entre los 30 y 45 años, ya que antes de cumplir los 30 es posible que la alopecia aún no esté completamente definida, y es posible que pacientes más jóvenes deban realizarse otra cirugía años después. Para personas mayores de 45, será más difícil recuperar la densidad del cabello luego del trasplante capilar.
  • Zona donante abundante: Para que la zona receptora reciba una cantidad justa de folículos capilares, el área donante debe ser suficiente para sostener los injertos y volver a crecer por sí sola luego de la operación. Sin esta donación, no hay manera de que la persona otorgue los cabellos necesarios a las partes de calvicie en el cuero cabelludo, lo que interviene en un resultado exitoso.
  • Buena salud: Para cualquier tipo de intervención quirúrgica es necesario que el paciente tenga una salud óptima o al menos que no padezca enfermedades que puedan comprometer el procedimiento, o que causen reacciones adversas a la anestesia suministrada o sean más vulnerables a mala cicatrización o infecciones.
  • Sin enfermedades: Si el posible paciente posee alopecia debido a enfermedades dérmicas o tipos de alopecia causados por estrés como la areata u otros problemas psicológicos como la tricotilomania, es posible que el trasplante capilar no sea la respuesta inmediata, y que primero sea debido tratar las causas primordiales de la calvicie, con los tratamientos adecuados para su aflicción. Si se realizan los injertos capilares en León en esta clase de pacientes, no se resolverá la raíz del problema por lo que la calvicie puede continuar incluso después de la operación.

Antes de un injerto capilar en León

Una vez determinado si el paciente puede continuar con el procedimiento, comienza la etapa de preoperatorio, donde los preparativos llevando a la cirugía es tan importante como el durante y el después, ya que determinarán la salud de la persona al momento del injerto capilar en León, y su capacidad de lidiar con la intervención. El proceso de preoperatorio comienza con una serie de exámenes de evaluación capilar, de los cuales nombramos:

  1. Tricoscopia: Parte esencial para el diagnóstico de la alopecia, supone el análisis capilar bajo un dispositivo que permita obtener la información necesaria en cuanto al estado del cuero cabelludo. No se necesita ninguna preparación previa, y se realiza ya sea “en seco”, apoyando el dispositivo directamente sobre el cabello, o utilizando un gel o líquido especial para ayudar al análisis.
  2. Tricograma: Representa otra manera de analizar el pelo de un posible paciente. Esta vez, será necesario tomar una muestra, a diferencia de la tricoscopia donde no se retira ningún mechón de pelo. Con este mechón, el especialista se coloca bajo un microscopio, prestando atención a la forma e integridad de este. Algunas veces solo es necesario cortar los pelos, mientras que, en otras, donde también debe observarse la raíz, deberá removerse el mechón cuidadosamente.

Además de estos, el cirujano también puede solicitar un análisis de sangre para controlar los niveles de glucosa, sodio, potasio, pruebas de hepatitis, SIDA, y en general el sangrado que se puede producir durante la cirugía; y la historia clínica del paciente, ya que sus antecedentes familiares suponen un factor importante en la alopecia.

Es requerido que el paciente ajuste sus hábitos diarios antes de un injerto capilar en León, como dejar de fumar una semana antes si la persona es fumadora, no consumir alcohol o bebidas con cafeína o nicotina, y consultar si puede continuar la toma de medicamentos, o si se debe suspender.

Evitar aplicarse productos en el cabello como gel o spray, así como soluciones tópicas como es el Minoxidil, ya que esto puede producir un sangrado exagerado. Es recomendable que el paciente no realice ejercicios exhaustivos como el cardio, pero sí que comience a masajear la zona a la cual se dirigirá el trasplante, con movimientos horizontales y verticales, para estimular el área, y asegurarse que el cuero cabelludo esté en buena condición sin ningún tipo de alteraciones, ya que esto podría causar la suspensión de la cirugía.

El día de la operación el paciente debe estar en ayunas, sin consumir cualquier tipo de bebida o comida, y su última comida debe haber sido una ligera, fácil de digerir.

 Después de un injerto de cabello en León

Como ya es sabido, el injerto de cabello es una operación ambulatoria donde el paciente no recibirá hospitalización y podrá regresar a su casa el mismo día de realizada la cirugía. Así, comienza el proceso del posoperativo, el cual supone una parte importante que determinará el resultado del injerto de cabello en León. Es importante que la persona siga las recomendaciones para cuidar su salud y el estado del área tratada. Así, la evolución del posoperativo se daría así:

  • Primeros días: El cuero cabelludo o el área tratada se verá inflamada y se podrán presentar algunas molestias. El paciente deberá evitar tocar esa área o rozarla con cualquier objeto, y deberá mantener la cabeza elevada, especialmente al dormir, para que la anestesia pueda hacer efecto durante la primera noche. Al segundo o tercer día deberá volver para una revisión, donde se le removerán los vendajes colocados luego de la intervención, y poder lavar el pelo por primera vez.
  • Primeras semanas: Puede que aparezcan costras en el área debido a las incisiones, las cuales durarán por un par de semanas hasta caer naturalmente, por lo cual no suponen ninguna preocupación mayor, también puede que sienta una picazón en el cuero cabelludo. A partir de las primeras semanas, el paciente podrá volver a sus actividades usuales como trabajar y recuperar su rutina diaria.
  • Primeros meses: A estas alturas, el cabello comenzará a crecer con naturalidad, aumentando la densidad del cabello poco a poco. Sin embargo, no es hasta el cuarto mes cuando lo cabellos comienzan a crecer más fuertes y resistentes, como los definitivos.

A medida que pasa este tiempo el paciente podrá recuperar el permiso de cortarse el cabello, de consumir alcohol y medicinas como las nombradas con anterioridad. Así, solo queda esperar a que se presenten los resultados del injerto de cabello en León.

Cuándo aparecen los resultados del injerto de cabello en León

Así como visto en el posoperatorio, los resultados de un injerto de cabello no son inmediatos, y tampoco rápidos de obtener. El cabello debe primero pasar por las etapas de crecimiento y caída hasta que alcance la densidad y grosor deseado, y que este sea fuerte y no susceptible a caídas. De esta manera, el paciente deberá esperar al menos un año para que los resultados definitivos aparezcan.

A pesar de la espera, el trasplante de cabello en León es una operación que aporta resultados efectivos y naturales en el cuero cabelludo o cualquiera de las áreas que se vayan a tratar. Por esto, funciona como una solución ideal para la alopecia y la calvicie en general.

Riesgos del injerto de cabello en León

Aunque muchas otras cirugías estéticas suponen mayores riesgos que un injerto de cabello, no se deben ignorar las pocas complicaciones que pueden generarse en este tipo de operación, si bien la gravedad de estas no sea preocupante. Entre los riesgos posibles se pueden observar:

  • Mala cicatrización: La cicatrización es un proceso importante para sanarla incisión hecha al extraer la zona donante. En algunos casos esta puede inflamarse más de lo debido y, aunque no es un gran corte, puede ser más visible de lo que el paciente desee. Al ser más común en pacientes fumadores, es la razón por la que estos deben abandonar el hábito antes de la operación si no quieren lidiar con una situación como esta.
  • Infecciones: Si la persona no mantiene una higiene adecuada, es posible que la zona de la incisión se infecte, haciendo del post operatorio un proceso más delicado. Cualquier cirugía donde se deban realizar cortes precisos tienen una probabilidad de que esto ocurra.
  • Pérdida de sensibilidad: Ya que en una operación de injerto de cabello se manejan los nervios además del cuero cabelludo por si solo, puede que la zona cicatricial observe una pérdida de sensibilidad, muchas veces temporal donde se recupera tras unas semanas, pro en algunos casos puede llegar a ser permanente, aunque la probabilidad de este suceso es escasa.
  • Edemas faciales: Ya que el sangrado está involucrado en esta cirugía, el cirujano puede inyectar el llamado suero fisiológico para que este no sea de gran escala. Dicho suero puede producir hinchazón en la cara, la cual también es temporal, y aun así solo representa una pequeña parte de los casos.

 Puntos importantes sobre el injerto de cabello en León

  • En algunos casos de alopecia puede que la calvicie sea total, por lo que no existe una zona donadora en esta. Si de da así, es posible utilizar como zona donadora otra parte del cuerpo con folículos capilares activos, incluida la zona púbica.
  • El tipo de cabello influye grandemente durante y después de la operación. En la técnica DHI, el pelo rizado puede ser más difícil de insertar y diseñar que el pelo liso. Sin embargo, pelo rizado, en especial si es oscuro y más grueso, muestra mayor densidad y un mejor resultado que su contraparte.
  • No existe la posibilidad de que el cabello vuelva a caer luego de un injerto capilar en León. Esto es debido a que los folículos capilares se reemplazan, y los colocados son aquellos que crecerán permanentemente y serán más resistentes a las hormonas que promueven su caída.
Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]