La caída del cabello puede ser una pesadilla para muchos hombres y mujeres. Siendo los primeros los más afectados por esta condición. Y es que cuando la pérdida capilar resulta excesiva, estamos ante un caso de alopecia. Existen muchos tipos de esta afección, siendo la más común la androgénica o hereditaria. Aunque son muchos los tratamientos para combatir la calvicie, ninguno es tan efectivo y natural como el injerto de cabello.

La implantación capilar es un procedimiento seguro y ambulatorio que devuelve a quien se somete a él, el pelo perdido. A través de técnicas especiales es posible repoblar esas zonas, con resultados muy naturales. Pero cualquier paciente aspirante a realizarlo, tendrá sus dudas. Siendo la duración de sus efectos la principal. En este post te aclararemos esas inquietudes, explicando cómo se verá el injerto de cabello 10 años después de su ejecución.

¿Por qué se experimenta la caída del cabello?

La caída del pelo es causada principalmente por la acción de la dihidrotestosterona o mejor conocida como DHT. Hablamos de una hormona derivada de la testosterona, un producto glandular masculino que presentan ambos sexos en proporciones diferentes. La presencia de DHT en el cuero cabelludo, tiene como objetivo la recepción de andrógenos en los folículos para activar el brote del pelo. Pero una mala función llevará a la caída de este de manera excesiva.

Cuando alguna parte del cuero cabelludo se muestra sensible, esta comienza a perder cabello. La hipersensibilidad al DHT es una afección genética que se percibe con más o menos intensidad según cada individuo. Quienes comenzarán a experimentar áreas calvas con el paso del tiempo, siendo las principales la zona frontal y superior del cuero cabelludo. Donde las hebras capilares se muestran más delgadas y poco firmes, llevando a su rápido desprendimiento.

Pero este problema no es exclusivamente hereditario. Otros factores podrían desencadenar una sensibilidad mayor al DHT. Esto puede suceder por el consumo de suplementos de creatina, colocación de esteroides anabólicos, sobreesfuerzo físico, consumo de cigarrillo excesivo y altos niveles de estrés.

¿Por qué realizar un injerto de cabello?

Existen muchos tipos de calvicie, algunas temporales y otras irreversibles. Cuando la que se presenta es definitiva, no existe cura, pero si una solución. El injerto de pelo es la alternativa más efectiva para repoblar un cuero cabelludo que ha perdido gran densidad capilar. De hecho, es la única opción para volver a disfrutar de una cabellera abundante, luego de haber sufrido alopecia.

¿Cuánto dura un injerto capilar después de efectuarlo?

Cualquier clínica de injerto capilar asegurará sus resultados por 10 años. Sin embargo, es posible que este tratamiento sea efectivo durante 25 años o incluso más. No es posible dar un tiempo exacto de durabilidad, debido a que cada paciente tendrá un proceso diferente de crecimiento capilar.  Teniendo en cuenta además, que en la actualidad existen diversas técnicas, óptimas y menos invasivas que extenderán por mucho más sus resultados.

Esta nueva metodología de implantación, hará que los folículos se ajusten al cuero cabelludo desde su colocación. De esta manera, el cabello injertado crecerá fuerte y de la misma forma que lo hace el resto de la melena. Pero la actividad folicular de cada individuo será distinta, y la producción de pelo no puede estandarizarse.

Es también importante el estado en el que se encontraba la alopecia al momento de la cirugía. Puede que luego de décadas, los folículos pilosos se mantengan aun activos y el tratamiento se conserve intacto. La duración de un trasplante de cabello dependerá principalmente del cuidado que se le dé al cuero cabelludo a lo largo del postoperatorio y los años siguientes.

Cuidados al cuero cabelludo para mantener el trasplante capilar más tiempo

Para conseguir una duración prolongada de los efectos del tratamiento, es necesario ofrecer los mejores cuidados al cuero cabelludo luego de él. Estas atenciones se dividen en dos tipos, las que se brindan en el tiempo de recuperación, y las dadas por el resto de la vida. Pudiendo disfrutar, gracias a esto, de una melena frondosa de forma longeva.

Cuidados postoperatorios

  • Aunque es posible reanudar las actividades laborales luego de un día de reposo, es importante tener ciertas precauciones con los esfuerzos físicos. Si el trabajo al que asistes exige un sobreesfuerzo, lo mejor será evitarlo durante 15 días.
  • Siguiendo la primera sugerencia, los deportes no pueden efectuarse por dos semanas. Es importante que las unidades foliculares injertadas se ajusten al cuero cabelludo. Someter el cuerpo a grandes esfuerzos podría afectar muy negativamente a la conservación folicular.
  • Por una semana es necesario mantener la cabeza elevada en todo momento, incluyendo a la hora de dormir. De esta forma se evitan roces con la sábana y posibles pérdidas foliculares.
  • Las zonas intervenidas pueden experimentar inflamación, enrojecimiento, molestias e incluso algo de dolor. Esto puede mantenerse controlado con la ingesta de antiinflamatorios recetados por el cirujano.
  • En los días siguientes a la operación, es importante evitar el uso de accesorios para el cabello o la cabeza, como cintillos, ganchos, sombreros o gorras. El cuero cabelludo debe mantenerse fresco y libre.
  • A partir del 3er mes será posible cortar el cabello, pero exclusivamente con tijeras. Rapar el pelo no será posible hasta pasado un año de la intervención. El uso de máquina puede resultar muy invasivo para los folículos en proceso de ajuste, antes de este tiempo.

Cuidados permanentes

  • Al peinar el cabello se debe utilizar un peine muy suave que no lleve a tirar demasiado de la base del pelo. Se debe evitar además peinar la melena excesivamente, una vez al día será suficiente.
  • El champú, acondicionador y demás productos de uso para la higiene del cabello deben ser especiales para el pelo delicado. Se deben evitar excesivos compuestos químicos en dichos elementos, los cuales solo llevan al debilitamiento del cabello hasta hacerlo caer nuevamente.
  • Es necesario mantener una alimentación balanceada. Una de las causas de desajuste capilar, es la incorrecta ingesta de alimentos. Por lo que mejorar la alimentación ayudará a la conservación del pelo.
  • Prestar atención no sólo a los químicos que se aplican al cuero cabelludo, también a los posibles efectos secundarios de ciertos fármacos. Entre los efectos colaterales de algunos medicamentos, la caída del cabello es de las más comunes. Por lo que es necesario mantenerse alerta para evitar afectar los injertos.
  • Durante el embarazo, la lactancia y la menopausia, los folículos pilosos se debilitan, lo cual hará que el pelo se encuentre propenso a caer. Razón por la cual, en estas etapas se deben extremar los cuidados capilares para evitar pérdida excesiva de hebras.

¿Es necesario retocar el trasplante de cabello?

En algunas ocasiones, tanto el individuo como el cirujano, consideran que un retoque podría mejorar aún más el aspecto conseguido al principio. Esto no es necesario en todos los casos, debido a que las evaluaciones previas ayudarán a que en una única cirugía sea posible obtener el mejor resultado.

Sin embargo, cuando la extensión de la calvicie es demasiado amplia, al efectuar un trasplante de cabello algunas zonas pueden resultar no tan pobladas como se esperaba. En esas circunstancias, el profesional se encargará de estudiar el cuero cabelludo y de ser necesario, planificar un retoque.

Son necesarias revisiones regulares luego de la cirugía para monitorear el buen avance de los efectos. Los folículos deben seguir un patrón de desarrollo, el cual podrá dar a entender al cirujano el resultado, favorable o desfavorable de la intervención. Si durante los primeros 12 meses el crecimiento capilar ha surgido de manera prevista y la melena ha conseguido un buen volumen, no será considerado un retoque hasta años después.

10 años después del trasplante capilar

De haber escogido una clínica capilar reconocida con los mejores profesionales, la efectividad del tratamiento estará garantizada. El individuo podrá notar una diferencia muy reconfortante, donde todos los claros habrán sido cubiertos, devolviendo esa apariencia perdida. Lo cual solo será posible luego de una buena revisión, donde podrá determinarse el tipo de alopecia y su mejor tratamiento.

Durante la primera década después del tratamiento, el paciente podrá vivir experiencias que resultaban imposibles con calvicie. A partir del trasplante de cabello podrán adoptarse nuevos estilos. El nuevo pelo podrá cortarse de cualquier forma deseada y ostentando peinados diferentes. La seguridad y autoestima se habrán recuperado al permitir un uso normal a toda la melena, aplicando productos, colocando accesorios, rapando, entre otras cosas.

A través del tiempo, ese pelo que ha crecido de los trasplantes se conservará por mucho tiempo, en algunos casos para toda la vida. En caso de que la afección aún se encuentre presente, el cabello original podrá perderse, pero los injertos se mantendrán en su lugar sin alterarse. Y es en estos casos cuando los retoques se hacen necesarios.

Se puede decir entonces que el trasplante de cabello se mantendrá de la misma forma que desde su realización, 10 años después. Pero para evitar reincidencias en la cirugía, lo más recomendable es ejecutar este procedimiento cuando la alopecia ha llegado a su fin. Al momento de haberse paralizado la caída del cabello, para que el resultado sea mucho más duradero.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]